Bodas

Yo lo recuerdo muy bien. En septiembre de 2004, en Cali (la ciudad donde nací), me casé con Patxo Escobar, un peludo loco, periodista y fanático de las infumables películas de Tarkovski. Con él comparto mi vida, al lado de nuestra hija Antonia y nuestro ‘hijo’ Manolo (un gracioso y fiel perro Shih Tzu). Sé muy bien lo que significa ese día especial en el que unes tu vida con la persona que amas. Las bodas son el gran evento, el escenario donde, además, se juntan todas las familias. Por eso para mí son tan importantes todas las parejas que vienen a Sweet Mafer a encargarnos esa pieza única, que se quedará para siempre en las fotos y en los recuerdos. Quizás los matrimonios se acaben, pero los ponqués de boda siempre seguirán ahí. Una muestra de nuestros ponqués de boda y, claro, de cupcakes de boda.

Create a website or blog at WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: